Regresar a más noticias
     

Année du Mexique : fiasco ou défi ?
¡El CADN en peligro!; Díaz en Barcelonnette...

2011-02-24
A fines del 2010 se inauguró el Colegio Franco Mexicano en Ciencias Sociales. Una estructura interinstitucional, en la que podrán participar universidades mexicanas para impulsar intercambios financiados por el gobierno francés. Coordinado por el CEMCA, el Colegio administrará las cátedras francesas en Ciencias Sociales y buscará beneficiar a las regiones. Los seminarios ya han iniciado.

Frente a esta buena noticia, nos llega otra muy alarmante: la Dirección de Archivos del Ministerio francés de Relaciones exteriores piensa transferir los fondos del Centre des Archives Diplomatiques de Nantes, CADN, a un centro localizado en un suburbio de París, La Courneuve. Idea contraria al espíritu de descentralización e incomprensible para los investigadores, acostumbrados a los buenos servicios del CADN y a la comodidad, economía y belleza de la ciudad de Nantes. Desde hace once años, los miembros del equipo “México Francia” peregrinan para sus pesquizas, intercambios y cooperación con ese importante centro. Esperemos que esa idea no prospere...

En Barcelonnette –capital emblemática de la emigración bajo alpina hacia México- algunas voces solicitan cambiar el nombre a la Avenida Porfirio Díaz. Inaugurada en 1907, para agradecer el apoyo del gobierno mexicano a los inmigrantes Barcelonnettes, la calle es todo un símbolo. Durante el siglo XIX y parte del XX, de una población menor a diez y ocho mil habitantes, más de dos mil, en su mayoría jóvenes, abandonaron sus hogares, sus amigos y su cultura para ir en busca de “el dorado”. Muchos no regresaron ni se enriquecieron, muy pocos hicieron fortuna y los menos construyeron ostentosas mansiones a lo largo del Valle del Ubaye, pero todos, todos, incluidos los que se quedaron, mantuvieron una misma esperanza: “Le rêve mexicain”. Si la figura del general Díaz –poco conocida por los franceses- es cuestionada por su autoritarismo, el desafío es saber si ella aún simboliza la memoria de los que se fueron y honra el sentimiento que todos compartieron… Tocar los símbolos es delicado, sobre todo cuando se pretende hacer “tabula rase du passé”, en lugar de asumir la historia como una experiencia colectiva.

Otro desafío mayor es el “Año de México”. El 14 de febrero, día del amor y la amistad, ante el veredicto de la justicia mexicana sobre el caso de Florence Cassez –sujeta a un proceso poco aseado-, el presidente Sarkozy propuso dedicar “L’Année du Mexique” a esa causa… En respuesta, el gobierno de Calderón se retiró de la organización de los eventos. Más de 360 manifestaciones culturales y universitarias quedan en suspenso, y se corre el riesgo de desperdiciar el trabajo de meses o años, de miles de personas.

Ya Sor Juan Inés de la Cruz escribía que "Francia es amante de novedades y de escándalos". Lo triste hoy es ver que los "escándalos" secuestren un evento que pretendía celebrar “la amistad entre dos pueblos" con raíces latinas y católicas comunes. Peligra así, un importante y largamente esperado "rendez-vous de l'histoire”.

La historia de las relaciones franco mexicanas cuenta con episodios muy delicados que han sido superados: el reconocimiento de la Independencia mexicana esperó hasta la “Révolution de juillet” en 1830; la Primera intervención militar de 1838, conocida como "La guerra de los pasteles" terminó pese a los acuerdos desiguales; la Segunda Intervención, de 1862, llamada en Francia "Expedition", acabó con el Imperio y aportó la experiencia republicana. A pesar de su apego al porfirismo y de la afectación de grandes intereses franceses en el país, después de negociar y firmar acuerdos, el hexágono reconoció al gobierno revolucionario. ¿Cómo terminará este desencuentro que podemos calificar de "Miope"? No lo sabemos. Pero estamos ciertos de que esas intervenciones, desafortunadas y animadas por gobernantes poco respetuosos, no impedirán que fluyan las relaciones profundas entre pueblos amantes de la libertad, de la igualdad y de la fraternidad.

Ya lo decía Víctor Hugo en su célebre carta a los poblanos:
"Ce n'est pas la France qui vous fait la guerre, c'est l'Empire".
A lo que Benito Juárez avanzó el principio de una verdadera justicia:
"el respeto al derecho ajeno es la paz".

¡Larga vida a la amistad franco mexicana,
más antigua y duradera que los gobernantes...!


 
   
Regresar a más noticias