Regresar a Apostille
    En 1821 México consuma su independencia. Hasta 1830 Francia reconoce al nuevo país...
2010-05-19

Después de acudir a Estados Unidos, el gobierno de Iturbide busca el reconocimiento de las potencias europeas. En 1823 sólo Gran Bretaña es favorable, mientras que Francia, empeñada en el pacto de la familia Borbón, tardará años en decidirse. ¿Cómo se dio ese proceso? ¿Cuál es la coyuntura geopolítica? ¿Cuáles las consecuencias para las relaciones entre gobiernos? ¿Y cuáles para los inmigrantes y sus actividades?

Desde 1822 tanto Estados Unidos como Gran Bretaña deciden apoyar a los países que nacieron de las cenizas del Imperio español. En el congreso de Verona, la Santa Alianza –dirigida por los monarcas de Austria, Rusia y Prusia- decide combatir a los liberales y recuperar las colonias perdidas. El rey de Francia se compromete en mandar a España “Cien mil hijos de San Luis” para terminar con el “Trienio liberal” y restaurar así la monarquía absoluta. Al mismo tiempo, el Papa León XII hace un llamado a los pueblos cristianos para que presten obediencia a su rey Fernando VII. Frente a esas amenazas, el presidente de Estados Unidos, James Monroe se opone a toda injerencia de las potencias europeas en el continente: “América para los americanos”.

No obstante invocar “el respeto a los derechos hereditarios del Monarca Español”, desde 1825, el rey Charles X acepta recibir a enviados mexicanos, como el agente Thomas Murphy (padre), y se hace representar en México de forma oficiosa por Alexandre Martin. Al año siguiente, consiente un “acuerdo comercial no oficial” para favorecer a más de 400 agentes comerciales galos. Las naves mexicanas y francesas pueden atracar en los litorales respectivos: Veracruz y Tampico, como Burdeos y El Havre, se convierten en centros de intercambio con un florecimiento sin precedentes (¡cuarenta barcos por año!). Según Sebastián Camacho “dos tercios del comercio exterior mexicano han sido alimentados con artículos y manufacturas franceses”. México se convierte en un importante socio comercial de Francia.

En 1830, la Revolución de julio provoca cambios en Francia: sube al trono Louis Philippe de Orleans y, en favor de los comerciantes e industriales, el Rey reconoce la Independencia de México, y el 28 de agosto recibió oficialmente a los representantes mexicanos. Para celebrar los cambios “revolucionarios” Eugène Delacroix pinta el célebre cuadro “La libertad guiando al pueblo”…

Javier Pérez Siller

Imagen: Port de Bordeaux par Joseph Vernet, Musée National de la Marine, París. Foto JPS.
Consultar: Luis Weckmann, Las relaciones franco-mexicanas, T.I, 1823-1838, México, SRE, 1961, y Jacques Penot, « Les relations entre la France & le Mexique de 1808 à 1840 », Paris, Thèse, Université de Paris X, 1976, 2 vols.